You are here

After Rio+20: What New World Governance Does the World Need?

Created date

Friday, April 1, 2016 - 12:08

Ya ha habido una gran cantidad de post-Rio + 20 artículos. Una gran mayoría de ellos han expresado su descontento, desilusión, la evidencia del fracaso anunciado, la insuficiencia de la declaración final de los gobiernos, etc. Algunos de estos artículos, la excavación más profunda, no han dejado de establecer que los gobiernos no fueron capaces de llegar a un convenio igual a los retos de los principales problemas mundiales y han pasado a hablar de que la Conferencia de las Naciones Unidas expuso una crisis de gobernabilidad mundial. [1]

Una crisis en la gobernanza mundial

Pero, ¿qué es la gobernanza mundial? Aunque no se pretende explorar las definiciones más o menos complejas de gobierno que mundo, o la gobernabilidad global, que podría ser y las concepciones tecnocráticas involucradas en el concepto, que prefieren pensar en el gobierno mundial simplemente como la gestión colectiva del planeta. Esta definición puede tener la debilidad de ser amplia, pero hace que sea posible explorar todas las dimensiones de lo que debería ser, lo que podría ser un gobierno justo y democrático, que sabemos que tiene que trascender el marco restrictivo de "relaciones internacionales" el único prisma a través del cual las relaciones se perciben en la visión limitada de la entidad política dominante, el estado-nación. Por qué tenemos que sacar una conclusión de los últimos veinte años, es que en el estado actual de las cosas, no tenemos las estructuras adecuadas para abordar y resolver problemas a escala global. Unidos, y en primer lugar las grandes potencias y las potencias emergentes, son actores claramente en el desarrollo de nuevas respuestas. Pero también constituyen las fuerzas de inercia que necesariamente tendrán que ser superada porque, obviamente, la evolución del mundo de las últimas décadas ha hecho que la práctica de las relaciones internacionales obsoleta, pues se basan en los intereses nacionales y las luchas de poder, algo que el sistema de la ONU tiene en cierta medida atenuada, sin haber modificado sus principios básicos. Lo que es cierto es que muchos de nosotros ya sabíamos que los gobiernos reunidos en la Conferencia de Río + 20 de las Naciones Unidas no sería capaz de ponerse de acuerdo sobre un plan de trabajo común para enfrentar y resolver los problemas graves humanidad está arrastrando a lo largo de esta época. Ya habíamos producido decenas de análisis que demuestran que los gobiernos, la expresión política de los Estados-nación, no son capaces de responder a los retos planteados por la gran humanidad mutación global está atrapado en como comienza el siglo XXI, que habían sido germinando desde al final del siglo pasado. Esta incapacidad, no sólo de los Estados sino también de las empresas, organizaciones multilaterales, redes globales, y las ONG internacionales, es la expresión de la crisis de la gobernabilidad mundial que estamos viviendo, y debe entenderse en el contexto de una mutación histórica profunda, la cual se articula en torno a dos eventos simultáneos que están en una forma también interconectados. La primera es la globalización. La globalización no es nueva, por supuesto, pero desde finales del siglo XX, se ha alcanzado un umbral crítico en el cual sus diversas manifestaciones han superado por completo las competencias y capacidades de todos los actores que trabajan a escala global, los de los estados por encima de todo, todo el más que todavía están operando en el principio de "interés nacional". El segundo fenómeno, que en los años cincuenta había provocado la amenaza de un desastre nuclear y luego en los años setenta, los primeros signos de un deterioro rápido y preocupante del medio ambiente, es la conciencia de que el modo de producción y consumo de los dos últimos siglos ' y todos sus excesos han llevado a una etapa crítica de la historia en la que no sólo puede seres humanos de autodestrucción como especie, que puede también destruir su planeta. En este contexto, los actuales modos de gobierno son, evidentemente, discrepante con la perentoriedad y la complejidad de los problemas. De la globalización y el conocimiento de los peligros para la vida en el planeta, la convicción de que se levanta por un lado, nos enfrentamos completamente nuevos problemas de mayor urgencia y complejidad (migraciones, crisis financieras, la degradación del medio ambiente, etc.) y, por otra parte , no tenemos los modos adecuados de gobierno para resolver estos problemas. Ya sabíamos esto, y la Conferencia de Río + 20 confirmamos una vez más. Pero no hay que generalizar ni limitarnos a analizar la declaración final. Río + 20 se abre una nueva etapa en la redistribución de poder que ha ido tomando forma desde el inicio de la crisis financiera en 2008. Una nueva configuración de los centros de poder del mundo El comportamiento de los principales actores en torno a la Conferencia es coherente con este nuevo escenario , empezando por los que no estaban allí. Obama no fue a Río. Ya sabíamos que el gobierno de Estados Unidos no fue sólo no se prepara para asumir el liderazgo en Río + 20, pero que había abandonado, así, ninguna intención de implementar políticas globales que regularía los desequilibrios ecológicos en curso, nacionales y globales. Angela Merkel no fue a Río tampoco. François Hollande llegó a establecer que la declaración oficial no era igual a los desafíos y regresó a Francia para concentrarse en las primeras medidas de un gobierno rodeado de países en crisis con repercusiones en el conjunto de Europa, empantanado en cada vez mayor de la deuda y el desempleo . Los países africanos estaban lejos de formar un bloque unido y sólido, y tampoco lo hicieron los gobiernos de los otros continentes, incluyendo la mayoría de los países de América Latina, organizar un frente unido. El gobierno chino, que desean evitar un papel destacado dado lo difícil que habría sido en un mundo en crisis, y al mismo tiempo bajo la presión de las tensiones económicas y sociales cada vez más fuertes en China, decidió mantener un perfil bajo y bordeó cualquier decisión global que podría obligar a éste a las obligaciones que no está dispuesto a asumir. Así que el gobierno de Brasil jugó el único papel por jugar para evitar un fracaso completo de la Conferencia, y se impuso un texto basado en el mínimo común denominador para evitar desacuerdos. En cuanto a las corporaciones y las agencias de la ONU, que respeten el discurso-economía verde como la novedad que permitiría a la economía mundial para salir de la crisis, pero viendo los gobiernos, para decir la posición menos, pusilánime, sino que también limitaron a detener las medidas de ser adoptado, que afectaría a sus estrategias globales. Por otra parte, muchas empresas no habían puesto todos sus huevos en la canasta-economía verde como la varita mágica que resolvería la crisis actual. Río + 20 por lo tanto marcó el punto de entrada en una zona de turbulencia donde el piloto, representada por las Naciones Unidas, no sabe a ciencia cierta cómo manejar el avión y nadie está dispuesto a reemplazarlo. Cada bloque, especialmente el formado por los principales países llamados emergentes, encabezados por China, Brasil e India, acaba de abrochado su cinturón de seguridad y está esperando el avión para regresar a cabo en atmósfera estable para que puedan volver a la las estrategias de crecimiento y políticas sociales que en su mayoría estabilicen sus propios espacios interiores. Todos los demás, especialmente a los norteamericanos y europeos, son demasiado absorto en sus problemas internos para asumir la carga de los problemas globales. Este cuadro, que hemos experimentado en Río + 20 en un contexto de reuniones y debates preparado por el gobierno brasileño, que también está preparando Río para ser el centro de los acontecimientos mundiales, tales como el Campeonato Mundial de Fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016, está en agudo contraste, a pesar de que cuenta con las mismas características de las luchas con alimentación de corriente del escenario de guerra trágica jugando a cabo en Siria. Obviamente, los actores y sus posiciones no son exactamente lo mismo, pero la intensificación de la guerra en Siria es una pantalla patética de la crisis de la gobernanza mundial, estamos asistiendo. La incapacidad de los gobernantes y los poderosos, y la impotencia de nuevos actores y los movimientos sociales Desde el punto de vista de los ciudadanos y los movimientos sociales, que son en última instancia los pasajeros del avión, que ayudaron a construirlo y hacer que funcione, el hecho de que los sectores de energía, los que controlan el poder y acumulan la riqueza, son incapaces de salir de la zona de turbulencia y que ninguno de ellos está dispuesto a ser el piloto, podría ser una buena noticia. Al igual que todas las crisis, el gobierno de un mundo lleva su parte de riesgo y su cuota de oportunidades para nuevos actores,,, negrita dinámicas innovadoras para abrir nuevas perspectivas y superar la crisis. El problema es que, frente a este vacío en el liderazgo político, tampoco lo hacen los sectores sociales, los movimientos de justicia mundial, indignados, y el resto constituye una alternativa. Para superar una situación de crisis, que no es suficiente que los sectores dominantes sean incapaces; es necesario, incontrovertible, para los sectores dominados para asumir la tarea de superar la crisis y, sobre todo, ser capaz de hacerlo. La persistencia de la fragmentación entre los actores y los movimientos que podrían promover una nueva visión para salir de la crisis de la gobernanza mundial está disminuyendo sus capacidades enormemente. Paradójicamente, a pesar de la tecnología de comunicación y medios de transporte han facilitado la comunicación como nunca antes, los contactos directos e iniciativas conjuntas entre los actores y los movimientos son prácticamente inexistentes. Los jóvenes y las mujeres que estaban en la vanguardia de la lucha contra las dictaduras de Túnez y Egipto no saben los jóvenes estudiantes chilenos que luchan por un sistema educativo accesible y justo. Los indígenas que luchan en el altiplano andino para salvaguardar sus territorios contra las empresas mineras y de transporte que están causando daños irreparables en la naturaleza no son la gestión de articular sus esfuerzos con los miles de pescadores asiáticos en pequeña escala de África y velar por la protección de los recursos marinos . Los ejemplos son muchos y variados. Por cierto, no debería haber ningún intento de aunar todos los esfuerzos en un solo recipiente como una de las características esenciales de los nuevos escenarios de la globalización es la diversidad de los actores y los movimientos sociales. La articulación de todos ellos, sin embargo, de una manera tal como para superar la fragmentación actual, se convierte en una tarea histórica indispensable, tanto más cuanto que los sectores dominantes y el mercado capitalista tienen, sin duda, de su lado, construido redes mundiales y continúan para asegurar su dominio a escala mundial. La construcción de mecanismos de articulación entre los actores que promueven nuevas perspectivas y asegurar la diversidad del conjunto requiere inventar y poner en práctica respuestas a los desafíos del presente, que tienen sus raíces en todo el mundo, de cada de las personas, contexto específico. Esto implica el reconocimiento de los diferentes cuerpos de conocimiento de todos los continentes y todos los pueblos, sin tratar de hacer sólo una de ellas el punto de referencia indiscutible. Es por esto que los cimientos de la nueva arquitectura de la gobernanza mundial se deben construir con un espíritu crítico y una ética democrática. Esta es la esencia porque los cambios en los sistemas políticos que serán capaces de sustenta una nueva arquitectura del poder de lo local a la necesidad mundial necesariamente sean duraderos y sostenibles. Estas tareas pueden parecer utópico, pero ya están apareciendo en la lucha diaria de los que están construyendo los nuevos foros de ciudadanía mundial, de los territorios del mundo para el mundo mismo. Gobernabilidad Mundial se inicia desde los territorios, pero no se detiene allí .. . aquí es importante destacar un pilar fundamental de la nueva arquitectura del poder mundial. La idea es localizar y territorializar, tanto como sea posible, la economía y el poder, porque la ciudadanía se materializa principalmente en el territorio de los ciudadanos. Tomemos, por ejemplo, la cuestión del clima. Esto es obviamente un asunto de todo el planeta que requiere una gobernanza mundial. Y, sin embargo, la gobernanza mundial no funcionará sin un compromiso efectivo por parte de los ciudadanos en sus territorios. El territorio es, pues, la unidad específica para la relación entre la sociedad y la naturaleza; es una simbiosis donde se puede llegar en el que la sostenibilidad del planeta se expresa socialmente. Somos testigos de la "venganza" de los territorios, que hasta hace poco habían sido olvidados en los dientes macroeconómicas y macro-políticas de la arquitectura del poder mundial. Se ha hecho evidente hoy que la nueva arquitectura de la gobernabilidad requiere que se re-aprecia los territorios. Sin embargo, sus contornos son todavía difusos: ¿Dónde está el territorio? ¿En el vecindario? En el condado? ¿Qué tan grande es un territorio urbano, una ciudad, un barrio, una zona rural? Es un país un territorio, cualquiera que sea su tamaño? ¿Hay territorios continentales como Europa, América del Sur, el subcontinente indio, etc.? Después de todo, no es todo el mundo un territorio? Cualquiera que sea el caso, ya tenemos algunas respuestas apropiadas. La idea es articular las escalas y niveles de gobierno, a pesar de no forzar las relaciones entre los diferentes niveles o esperan que sean necesariamente armonioso. La nueva arquitectura política se construye simultáneamente en dos escalas principales: la local, para el territorio (estados también entran en esta escala local, aunque pueden ser muy diferentes), y el global, que se refiere no sólo a la escala interestatal sino también, y más bien, a los nuevos espacios transnacionales y globales. Local es donde la vida diaria de las personas se desarrolla, y global es donde se deciden cada vez más las políticas que afectarán a esta vida diaria. La magnitud del fenómeno es cada vez mayor: las migraciones, pandemias, las crisis climáticas, crisis financieras, etc. El territorio, sin embargo, a escala local, la democracia de base son los conceptos básicos, los cimientos sobre los que será posible la construcción de la nueva arquitectura de gobernancia. No obstante, en esta era de la globalización cada vez más acelerado de los flujos financieros y comerciales, los flujos de información, y la circulación de las personas, las condiciones globales de dimensiones vida cotidiana en el ámbito local. Es por esto que es necesario proponer y materializar los cambios en la gobernabilidad a escala local y global al mismo tiempo. Existe una relación dialéctica entre estas dos dimensiones principales de gobierno. El viejo mundo se está muriendo de distancia, y el nuevo mundo lucha para venir: ahora es el momento ... En cualquier caso, el camino por recorrer es largo y en la turbulencia actual zona mencionamos anteriormente, dada la incapacidad de los actores y movimientos sociales para cambiar el curso de la historia en el corto y medio plazo, el escenario más probable es que el capitalismo va a salir progresivamente de la crisis y las nuevas formas ideológicas, sociales, y políticas de liderazgo aparecerá, que son difíciles de predecir. Ante esta perspectiva, la gravedad de la situación actual no se debe subestimar. La imagen del plano de entrar en una zona de turbulencias puede ayudar a comprender la fase de transición en la que hemos entrado. También podemos citar Antonio Gramsci y su lúcida visión, pionero: "El viejo mundo se está muriendo de distancia, y el nuevo mundo lucha para venir: ahora es el momento de monstruos." La situación en Siria está aquí para corroborar esto. Y lo más probable, una vez que la situación en este país ha llegado a una solución, con la esperanza de que la solución está cerca y que la estabilidad democrática traerá algo de calma en la región (que por el momento sólo es un deseo), nuevos focos de conflicto y guerra proyecta una sombra sobre el horizonte, siempre y cuando no hemos tenido éxito en la institución de un gobierno mundial que sea justo y solidario. Este nuevo gobierno será tanto más difícil de establecer que la situación de la mayoría de la población del mundo y la vida en el planeta continuará siendo sumamente precaria: hambrunas, sin acceso a servicios básicos, violación de los derechos humanos, la devastación de los ecosistemas, etc. . Las poblaciones que sufren la guerra, el hambre, la migración forzada, inundaciones, y ataca dan fe de ello. A esto hay que añadir las redes de tráfico organizado de drogas, el crimen en los niños, las mujeres y los hombres, y los millones que viajan por el mundo en busca de un lugar en el que podría ser capaz de soportar las dificultades de su vida de cada día un poco mejor. En los barrios pobres de algunas ciudades, grandes y pequeñas, en todos los continentes, no es real más o menos abierta la guerra social, la expresión permanente de la exclusión económica y social y las desigualdades. Las guerras y conflictos que nos enfrentamos hoy en día tienen una variedad de causas: las desigualdades económicas, el conflicto social, el sectarismo religioso, disputa territorial, el control sobre los recursos básicos como la tierra y el agua, etc. Todos estos son la ilustración de una profunda crisis en la gobernanza mundial . Y aunque en los últimos años el número de conflictos convencionales entre estados ha disminuido, esto no hace que los conflictos actuales menos violenta, ni les impide que se libra cada vez más contra la población civil y en las regiones más frágiles del mundo, principalmente en África y en el Medio Oriente . Hay otros peligros que amenazan la paz y la seguridad, además de las guerras. La creciente populismo, el fundamentalismo, y el nacionalismo han convertido en una realidad cada vez más masivo en grandes sociedades democráticas, no sólo en Europa Occidental y Oriental, sino también en Asia y América. Algunos países africanos están tratando de salir de sus crisis, pero las grandes regiones están todavía profundamente empantanado en las crisis permanentes, obstaculizado por los regímenes corruptos y autoritarios, y zonas enteras de la población sobreviven en condiciones de extrema pobreza. En este contexto, en muchos de los estados que surgieron de los movimientos de independencia, cuyas instituciones eran de una gran parte "impuesto" a la sociedad, el ejercicio del poder es juzgada ilegítima por la misma población. La democracia representativa, tal como se practica en muchos países, es visto por la mayoría como un sistema a través del cual una minoría toma todo el poder y la riqueza. Los enfrentamientos han aumentado en número y recurrente, y económico, político y militar multilateralismo está bloqueado por las tensiones belicistas e ideologías excluyentes. Como resultado de ello, sigue siendo difícil para sentar las bases de nuevas instituciones, apropiadas en todos los niveles de gobernanza, de lo local a lo global. Democracia Rethinking Esto es por lo que tenemos que repensar la democracia, radicalmente. Las estructuras del Estado, sea ejecutivo, legislativo o judicial, heredadas del pasado no hacen posible responder a la complejidad de las sociedades contemporáneas, y la gestión de la empresa privada y la esfera pública ha sido a menudo profundamente penetrado por la corrupción. El abismo que separa la sociedad civil de las instituciones públicas ha vuelto peligrosamente profunda y amplia en la mayoría de los países. Esto ha socavado todo el sistema institucional existente, y junto con ella la idea de la democracia. Los partidos políticos mismos han demostrado que son incapaces de reflexionar sobre una ciudadanía cada vez más compleja. La democracia requiere de movimientos fuertes, pero los movimientos sociales y organizaciones de la sociedad civil no resuelven el problema fundamental de la legitimidad del poder en la sociedad. Los sistemas democráticos que tenemos son en sí mismos muy diversa y compleja. Los diferentes países y regiones trabajan con democracias tradicionales con regímenes parlamentarios o presidenciales, otros han desarrollado sistemas democráticos a favor de los grupos de base étnica, y otros aún no han establecido sistemas democráticos que están vinculados abiertamente con orientaciones religiosas. Hay un riesgo político obvio implícita en este tipo de situación. La historia reciente ha demostrado que un sistema institucional participativo no sólo es justo, sino que también es más eficiente que un régimen autoritario. Pero, ¿cómo puede la tendencia actual de desacreditar la democracia puede invertir, tanto en el debate público y en las prácticas políticas? ¿Cómo se puede abordar estos problemas de gobernabilidad mundo? ¿Cómo puede lo que necesita ser preservado ser preservado? ¿Cómo puede lo que necesita ser cambiado ser cambiado? ¿Puede la arquitectura del poder mundial será rehabilitado, o es necesario establecer nuevas bases de una nueva arquitectura del poder? Repensando el estado En este punto, también se hace necesario repensar todo el tema del estado, en la medida en que sigue siendo la piedra angular del actual sistema de gobierno mundial. El Estado como ente regulador y la organización de la sociedad, más allá de sus limitaciones, está sufriendo los embates de los poderes económicos y políticos transnacionales ocultos que tratan de disminuirla, mientras que los pueblos que aún lo están viendo y defendiendo como un instrumento para la regulación de estos poderes y como garante de los derechos de los ciudadanos. Es por esto que no es una buena idea para promover propuestas contra el Estado. Un estado respetando los derechos de los ciudadanos es una condición para la institucionalidad democrática del poder. Esto no dispensa de repensar la noción de Estado-nación en un territorio determinado. Muchos estados hoy en su forma Estado-nación directa ya no refleja la diversidad étnica y cultural de los pueblos y la idea de un estado plurinacional ha aparecido cada vez más y en algunos países, ha incorporado en sus constituciones. Claramente, migratorio y de los flujos comerciales de Internet, etc. cortar a través de los límites territoriales de los estados, por lo que es necesario pensar en la des-territorialización de la función de los estados-no es tarea fácil, dado el peso histórico de las fronteras. Estado actual juega un papel ambivalente. El estado es necesario para la regulación del gobierno, principalmente dentro del espacio nacional, pero incluso allí se aleja de la democracia de base y, a escala mundial, no es el instrumento más adecuado para responder a los desafíos globales. Unidos también son instituciones de la diferencia, y tienen que estar orientadas hacia la gobernabilidad democrática y eficiente. En cualquier caso, y mirando a la perspectiva a medio y largo plazo, la forma de Estado que jugó un papel importante, por ejemplo, durante la fase de descolonización, ha crecido y está creciendo mucho más débil, y es indispensable para pensar en su transformación . En la dialéctica entre la sociedad y el Estado, la cuestión central es la participación y representación. Sabemos que los sistemas de representación no cumplen con los requisitos de participación activa. La prioridad es el fortalecimiento de la participación mediante la implementación de sistemas de información transparentes y mecanismos de consulta abiertos para que la toma de decisiones es eficaz. Pero tenemos que ir más allá de eso. Es indiscutible para radicalizar la democracia, en las instituciones públicas, así como en la sociedad en su conjunto. De este modo, poco a poco, se formarán nuevas instituciones políticas como los sistemas de representación estatal y se transforman. Esto se presenta como un reto histórico al ser testigos de una crisis en la legitimidad de la elite. La actual crisis de la democracia es principalmente de traer la élite en tela de juicio y mirando cómo, históricamente, se produjo. Las protestas en contra de los partidos políticos en algunos países son en su mayoría de desafiar la élite. Pero más allá de este cuestionamiento, lo que necesitamos es inventar una nueva organización de los sistemas políticos, donde los ciudadanos son los principales actores, por lo que la democracia más profunda, los que están en puestos de responsabilidad son legítimas, y las instituciones son transparentes y eficaces. Esto es algo más que un tema político-ingeniería. Es mucho más profundo que eso y tiene que ver con los fundamentos éticos capaces de sustentar nuevas formas de vida en la sociedad. Repensar el mercado Además de repensar la democracia y el estado, hay un tercer elemento que necesita ser replanteado radicalmente a la vista de la construcción de una genuina arquitectura democrática, legítima y eficaz de gobernanza mundial. Este elemento es el mercado, y más específicamente, el mercado capitalista. El capitalismo, después de su triunfo sobre el sistema comunista llamado malogrado, ha respondido con éxito parcial al problema del crecimiento económico mundial, pero ha sido desastroso en términos de justicia social y económica, ofreciendo en su lugar una fuente de poder aparentemente ilimitado a una casta privilegiada. La desigualdad y la injusticia que ha generado que sea insostenible e inaceptable. La colusión de los y las fuerzas del mercado Estado tiene hacer una situación muy deteriorada peor, como lo demuestran las recientes crisis económicas y financieras, que han revelado a niveles insospechados el alto grado de egoísmo, la codicia, la irresponsabilidad, la corrupción, la cobardía y la falta de previsión que impregna los peldaños más altos de gobierno y las instituciones financieras, en particular en los Estados Unidos y en Europa. Sin embargo, algunas personas siguen discutiendo que, cuando el Estado es impotente o ineficaz, el "mercado" va a resolver todo. A diferencia del estado, que es una construcción (política) con un marco y objetivos que se definen, el mercado no sería más que un mecanismo. Pero en esta fase histórica que no es sólo un mecanismo de facilitación del comercio. Estamos tratando con el mercado capitalista. Como tal, su única ley es la ganancia, y escondido detrás de la máscara de la libertad y la pretensión de los consumidores que sirven, este mercado genera una intensa actividad depredadora que favorece a los ricos y los poderosos y aplasta a los débiles y los pobres. Al igual que el gobierno, el mercado capitalista se inclina para generar y concentrar el poder, que se abusa a continuación, por los que han logrado acaparar la misma. Al igual que para el gobierno y en contra de lo sostenido por los defensores del neoliberalismo, el punto no es darle un cheque en blanco, sino para imponerle una serie de controles y equilibrios. Al igual que los imperios coloniales del siglo XIX, que pretendía colonizar nuevos territorios para aumentar su poder, el mercado capitalista tiende a moverse a los territorios en los que puede imponer su voluntad sin restricciones. Esto se convirtió en un elemento básico en las prácticas comerciales y económicos hace mucho tiempo, pero en muy poco tiempo, se ha progresado cualitativa y cuantitativamente, tanto que el comportamiento errático del mercado podría alterar el statu quo geopolítico a un grado sin precedentes. Paradójicamente para lo que se supone que es más que un mecanismo, el mercado capitalista ha dado a luz a una ideología que ha reemplazado el nacionalismo y el comunismo como el más potente de la ideología de la época. Tanto el modelo democrático liberal y la ideología neoliberal han forjado una ética del egoísmo, el primero por la exacerbación del individualismo, este último mediante la supresión de todas las barreras a la riqueza económica, promoviendo, además de eso, la búsqueda egoísta de tal riqueza, y el consumo de establecer como el fin de la vida. Al mismo tiempo, los estados han implementado políticas centradas en lo que se llama "interés nacional." El espíritu de la competencia transmitida por el mercado capitalista ha erosionado el sentido de comunidad y su inclinación a la cooperación. No obstante, a pesar de todas sus limitaciones y defectos, el Estado, el mercado y la democracia no sólo puede convertirse en humo o ser eliminados en un abrir y cerrar de ojos. Y deberían ser? El estado es la infraestructura básica de toda la actividad humana y, en virtud de un sistema democrático potente, puede garantizar los derechos básicos de los ciudadanos, en cierta medida. El mercado, cuando se regula con la inteligencia y la fuerza, ofrece un medio para el crecimiento económico, y el crecimiento económico regulado y sostenible es indispensable para la salud y el bienestar general de los pueblos. Obviamente, el mercado no puede ser considerado como la solución a todos los problemas de la humanidad. Configuración de los mecanismos de control para el mercado hoy en día es un imperativo más viable para la eficacia y la justicia de dejar hacer y continúa empujando miles de millones de seres humanos hacia el fascinante imán de consumo, incluyendo el consumo excesivo y visible de los más ricos. Es imprescindible para la democracia de evolucionar, mejorar y adaptar, porque no hay otro sistema que parece, por el momento, para proteger los derechos individuales dentro de las entidades políticas cerradas. En cualquier caso, el Estado-nación, la economía de mercado, y el régimen político democrático están aquí para quedarse, al menos en el mediano plazo, para bien o para mal. Pensando en cualquier otra forma sería un sueño vano. Lo que la sociedad mundial queremos? Así, pues, en esta fase de transición histórica, antes de proponer cualquier proyecto de reforma institucional o económica, una cuestión fundamental es inevitable: Lo que la sociedad mundial queremos? La dimensión ética es vital. Al explorar y apreciar los fundamentos éticos que han sostenido civilizaciones, vamos a aprender a superar nuestras diferencias. Los motivos éticos de biocivilización para la sostenibilidad de la vida y del planeta nos permitirán responder a la gran pregunta que tenemos que tener en cuenta cuando nos comprometemos a establecer una nueva arquitectura del poder: ¿Cómo pueden las diferentes civilizaciones ser el punto de partida para reconstruir la universalidad? Nuestra capacidad para avanzar realmente dependerá de nuestra disposición a abordar estos temas difíciles, pero esenciales. Los nuevos principios de gobierno deben trascienden las fronteras nacionales y obtener los estados, las empresas, así como los ciudadanos para que asuman sus responsabilidades, cada uno según sus posibilidades, tanto en su sus ​​responsabilidades en el nombre del interés general, del planeta individuales y colectivos, y de sus habitantes. Estos principios implican nuevas exigencias en términos de legitimidad, de la acción colectiva, de competencia, de ejercer la ciudadanía de forma coherente con el respeto de los derechos humanos, y de la resolución de las tensiones entre los niveles local, nacional y global. En los últimos tiempos, sin embargo, nos debe mantener muy cauteloso. La Sociedad de Naciones que comenzó como una idea audaz y muy novedoso, pero no fue suficiente para asegurar la paz, o al menos para evitar la guerra, como lo demuestra la sucesión de dos guerras mundiales del siglo pasado. Tenemos otro ejemplo en Europa, que diseñó una especie de contrato social expresado en la institucionalidad indeciso y burocrático de la Unión Europea, pero realmente no conseguimos resolver el tema de lo que este contrato estaba a punto, que eran las partes contratantes, y Por eso era tan importante. No haber hecho esta es la principal razón detrás de su crisis actual y quizás su declive irreversible. En términos más generales, a pesar de que se hable de la solidaridad, la responsabilidad, o la compasión, estados, regímenes políticos, las empresas transnacionales, y de hecho, muchas personas están aún en funcionamiento con claridad principalmente, aunque no exclusivamente, sobre la base de la conducta notoriamente egoísta, a menudo crueles (principalmente una serie de grandes corporaciones depredadoras y todos los gobiernos autoritarios), y con la visión extraordinariamente corto de vista. Y pensar ni por un minuto que este hecho puede ser alterada es una receta para la decepción, o peor, para el desastre. La construcción de una nueva gobernanza mundialEn este contexto, la construcción de una nueva gobernanza mundial no es sólo una cuestión institucional o un asunto para su consideración en el ámbito de la política o la sociología. Cualquier propuesta y diseño para la gobernabilidad dependerá de la acción y la movilización de una gran mayoría de personas, actores, movimientos y pueblos. Esta es la cuestión decisiva. Y en esta acción y la movilización, las ideas y propuestas desempeñan un papel clave. Esto es por lo que tenemos que repensar la arquitectura de la gobernanza integrándola en la perspectiva de un biocivilización para la sostenibilidad de la vida y del planeta. La arquitectura de un gobierno que trabaja para los ciudadanos, en la solidaridad y la justicia, tendrá que estar basada en pilares éticos y filosóficos firmes. También tendrá que tener sus raíces en-así como, a la inversa, hacer que sea posible- una nueva economía orientada hacia la justicia social y ambiental. Todo es la ética interrelated-, la política y la economía, y todos los frentes que se actúe sobre ellos al mismo tiempo. [2] Río + 20 vino y se fue. Veinte años han transcurrido desde la Cumbre de la Tierra celebrada en Río en 1992. El mundo ha ido cambiando, profunda y rápidamente. El período actual se marcan al principio por los acontecimientos significativos: la caída del muro de Berlín en noviembre de 1989, la Cumbre de la Tierra en Río en 1992, la liberación de Nelson Mandela en 1990 de 27 años de prisión y su elección como Presidente de Sudáfrica en 1994, el desarrollo generalizado de partida la comunicación basada en Internet a mediados de los años noventa tiene lugar, entre otros, firmaron la entrada de la historia en una nueva era. Otros hechos han dejado huellas que han hecho retroceder los avances logrados. Cada uno de nosotros, en función de sus raíces geográficas y visión del mundo, podría identificar los acontecimientos históricos que han marcado los últimos veinte años. Las visiones son, afortunadamente, multidimensional. Sin embargo, un horizonte común está emergiendo. Hace veinte años, el mundo entró en una fase de transición larga que desde entonces ha jugado con sucesivos, entremezclados, y las crisis combinadas. Río + 20 marca una etapa. En la zona de turbulencias que estamos experimentando en la historia de los primeros años del siglo XX, tenemos la oportunidad de abrir puertas y ventanas para nuevas civilizaciones basadas en la pluralidad y solidaridad. Por supuesto, el futuro es impredecible, y es probable que sea diferente a cualquier que podemos imaginar. Sin embargo, otro mundo es visible en el horizonte. Para superar esta zona de turbulencia, y la cara y derrotar a los monstruos de Gramsci, tenemos que ser capaces de contar con plataformas sólidas que nos permitirá hacer camino al andar. Este es el sentido de los pensamientos que hemos querido dejar en sus manos.

[1] Este artículo recoge varias de las ideas desarrolladas en los documentos escritos recientemente, en particular, el Cuaderno de propuestas, "The Commons y Gobierno Mundial", escrito con Arnaud Blin en abril de 2012. 
[2] Para una presentación más detallada y exhaustiva de nuestras propuestas para una gobernabilidad mundial justa y democrática, se puede hacer referencia al Libro Propuesta desarrollada para la Cumbre de Junio ​​de 2012 Peoples ', disponible en el sitio Web FnGM y en el sitio Web de la grupos temáticos del Foro Social Mundial.
Drupal 7 Appliance - Powered by TurnKey Linux